Carro vacío
 x 

Your shopping cart is empty!

Total 0,00 €

"Dicen que cuando quieres algo de verdad, el universo se las arregla para ayudarte. Que no hay sueños imposibles cuando haces todo lo posible por conseguirlos".

Corría el año 2008 cuando puse mis maletas e ilusiones en suelo coruñés. Rompí el cascarón, descubrí una nueva forma de vida, crecí y soñé paseando por la calle Real, viendo como su gente "desfilaba" por esa pasarela sin importarles la llovizna y el aire típico de su día a día. Entre esa calle llena de moda y libertad me encontraba yo, con mi abrigo negro por las rodillas y con tan poco estilo, escondiendo mis inseguridades.

Estudié entre focos, cámaras, flashes, líquidos de laboratorio, rodajes, salas de edición, platós...descubrí un mundo que me apasionaba, y me sigue apasionando. Viví un sueño rodeada de gente de la que aprendí cada día, aunque en ese momento no lo supiera, y de los que me llevo una sana locura y amor por la libertad. Pero se acabó y lejos de mi hogar todo era más difícil, así que volví a Monforte... Volví a casa, descubrí lo difícil que era vivir de una de mis pasiones, pero descubrí otro mundo que no esperaba que me llenara tanto: la moda vivida cara al público, aplicando lo que veía en las pasarelas callejeras de Coruña.

La vida me tenía preparado el mayor de los palos que recibí hasta el momento: la muerte de una de las personas que me enseñó muchos de los valores que tengo. La muerte de una abuela siempre es dura, pero para mí lo fue especialmente. Llegar a casa y no escuchar a mi abuelo llamar a su Miruxa, hacerla rabiar y que te guiñe un ojo, ver la locura que sentía por ella después de tantos años, sentir ese amor entre el que me crié...

Pero todo lo malo que pasa en la vida viene acompañado de una lección, mi lección fue que hay que luchar, ponerle ganas, sacar las garras y cumplir los sueños por ti y por la gente que te quiere.

Y aquí nace MIRUXA, viste tus sueños. Una tienda con corazón, fuerza y distinción, como la mujer a la que debe su nombre, como el hombre que nunca dejó de cuidar a su amor. Un lugar donde cuidamos no sólo a nuestros clientes, sino a todo aquel que entra por nuestra puerta; un lugar donde los pequeños detalles ocupan un sitio grande; un lugar donde la sonrisa y la comodidad de las personas que lo visitan son la esencia; un lugar donde la calidad y diferencia es la clave.

MIRUXA STORE

LOCALIZACIÓN